Bookmark and Share

OPINIÓN:
¿Por qué bailamos? - Escribe Laura Falcoff en revista “ñ”
Fecha de Publicación: 08/06/2007 | Cultura

En uno de los de una Historia de la Humanidad que había publicado la UNESCO, encontré hace algunos años una referencia sugestiva. El autor del capítulo analizaba las posibles actividades artísticas de los hombres del paleolítico superior europeo y concluía con que sus únicos vestigios eran las pinturas rupestres y la danza.



¿Cómo había llegado a esta última conclusión? Gracias al testimonio (cito) “directo, extrañamente conmovedor de las huellas de pies danzantes en los pisos de arcilla de las cuevas”.





Podríamos preguntarnos, por simple ejercicio especulativo, qué finalidad tendrían esas danzas: ¿preparaban para la guerra? ¿conjuraban maleficios? ¿iniciaban a los adolescentes? ¿propiciaban la fertilidad? Estos y muchos otros propósitos han impulsado a los hombres a bailar a lo largo de los siglos; pero también los han movido las danzas carentes por completo de una finalidad. Si decidiéramos iniciar un recorrido por la historia social de Occidente – comenzándolo hacia fines de la Edad Media – podríamos apreciar las muchas y muy variadas maneras en las que la gente estableció un lugar y un tiempo para moverse conjuntamente al compás de determinada música. La intención básica de estas acciones era, y es, el mero placer y podemos llamarlas – al menos hasta que aparezca un término mejor – “danzas sociales”, diferenciándolas de los bailes folklóricos que merecen otro tipo de análisis.




Desde que la iglesia católica aceptó que hombres y mujeres bailaran juntos en terrenos no consagrados, la cultura occidental ha generado y descartado alternativamente innumerables formas, desde la elegante pavana del Alto Renacimiento hasta el amorfo dance de nuestros días, pasando por la contradanza, el minué, el sempiterno vals, la mazurka, el rock and roll, el twist, el tango. La lista es muy extensa y la propagación de estas formas no ha reconocido fronteras entre países y, solo en ciertos casos, divisiones de clase y preferencia generacionales.





Algunos maliciosos afirman que en el baile social hay siempre una intención de conquista amorosa. Digamos que se trata de gente que no ha experimentado el puro y simple placer de bailar.PermanentePermanentePermanente

Autor: Laura Falcoff
Fuente: www.clarin.com - revista ´Ñ´


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Carta abierta al Sr. Comisario y al Sr. Intendente de Chacabuco
Detienen a autor del incendio de la casilla rodante
El concejal Moro dice que desde el oficialismo lo están extorsionando y acusó a sus pares oficialistas de actuar en forma "casi golpista".
Lluvias de ayer: entre 30 y 40 mm
Pareja de abuelos falleció calcinada en el incendio de la vivienda que habitaban

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos