Bookmark and Share

CINE SOBRE EL 11-S
Vuelo 93, de Paul Greengrass
Fecha de Publicación: 24/08/2006 | Música, Internet, Cine & TV

¿Cómo representar a través del cine los atentados ocurridos el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos sin persistir en la concepción de los hechos como un mero espectáculo, como un simulacro de imágenes? ¿Cómo evitar que la puesta en escena eluda el olvido de los muertos? ¿Cómo rehuir, a la vez, a que la representación del horror se convierta en parálisis y desmemoria? ¿Cómo lograr, entonces, que un film se transforme en un espacio de reflexión y no simplifique la complejidad política, económica, social, cultural y religiosa de uno de los acontecimientos más relevantes de los últimos años?


Esas son algunas de las preguntas que, podría decirse, atraviesan Vuelo 93, el film del británico Paul Greengrass que se estrena el 31 de agosto en Argentina. Pero también debería señalarse que las respuestas que brinda a esos interrogantes son diversas y, sobre todo, contradictorias.


La película reconstruye casi en tiempo real la historia del vuelo 93 de United Airlines, el único de los cuatro aviones desviados el 11 de septiembre de 2001 que no logró el objetivo buscado por los miembros de Al Qaeda: en este caso, estrellar la aeronave contra el Capitolio de Washington.


Además, fue el único vuelo en el que sus pasajeros ya estaban informados acerca del ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Los antecedentes de Greengrass permitían esperar una búsqueda inteligente sobre todos los desafíos que presentaba el film. El director ya había mostrado un cine tan poderoso como urgente en Domingo sangriento, el relato de la masacre cometida por las tropas británicas en Irlanda del Norte en 1972, con el que se llevó de forma sorpresiva el Oso de Oro en el Festival de Berlín de 2002. Y había revalidado sus pergaminos en La supremacía de Bourne (2004), la segunda parte de la saga protagonizada por Matt Damon.
En Vuelo 93, el realizador no defrauda y muestra su gran capacidad narrativa para contar los hechos de forma despojada y rabiosa, mantener la tensión durante casi todo el film (más adelante se hablará de los minutos finales) y, a la vez, multiplicar los puntos de vista atendiendo a las singularidades de secuestradores, pasajeros, familiares y asistentes de control sin bastardear a sus personajes. Además, lo logra eludiendo los mecanismos convencionales: flashback explicativos, ralentis demagógicos o pasajes musicales sensibleros.


La utilización de una cámara en mano desconcertada y nerviosa, los constantes reajustes de foco, la diversidad de puntos de vista y un montaje sucio y exasperado apuntan a re-construir un momento potente y revolucionario de los tiempos contemporáneos, en los que primaron la urgencia y la incerteza.
Vuelo 93 representa, por otra parte, una denuncia tácita de la imprevisión, el desconcierto y la consecuente falta de reflejos por parte de las autoridades norteamericanas. No hay aquí un presidente fuerte y altos generales que toman decisiones firmes y atinadas sin titubear. Bush es sólo ausencia (hay una solitaria y más que secundaria evocación de la figura presidencial) y los integrantes del equipo de control de Washington carecen de respuestas para los familiares y las víctimas.


Greengrass tampoco deja de lado las hipótesis que señalan que el avión había sido derribado por un ataque lanzado por las propias fuerzas norteamericanas para evitar que llegara al destino planeado por Al Qaeda. El director describe las órdenes y contraórdenes de los altos oficiales de Washington acerca de la potencial ofensiva aérea contra el vuelo 93.


Sin embargo, prioriza en todo momento la versión oficial de los hechos, que indican que el atentado fue frustrado por los propios pasajeros. En ese sentido, el film elude todas las opiniones que, con mayor o menor lógica conspirativa, afirman que los mandos militares tenían conocimiento previo de los ataques y de forma deliberada lo ocultaron para desatar los planes de invasión del Gobierno de Bush en Medio Oriente. (De hecho, en los primeros días<

Autor: Manuel Barrientos


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Asaltan a una anciana de 87 años
El desvelo oficialista: superar los 40 puntos y evitar el ballottage
El Intendente hizo aclaraciones sobre una sociedad que integra
Mujer sufrió salvaje asalto
Otro detenido por intento de robo agravado

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos